viernes, 14 de agosto de 2009

Polvo somos...

Una manera muy eficaz de cobrar conciencia de que “...en polvo nos convertiremos” es trabajar en un archivo histórico. Llevo un par de días revisando los Anuarios del Observatorio de Tacubaya y algunos folletos que resguarda la Biblioteca del Instituto de Astronomía , ¡y he sacado iguales cantidades de información y polvo!

Para mi enorme gusto, a través de los Anuarios veo que me equivoqué en algo que dije hace poco en el coloquio El legado de nuestros antepasados . Estoy en el proceso de revisar todos los documentos relacionados con los primeros años del Observatorio Astronómico Nacional de México para entender mejor ese periodo. Cuando les conté acerca de ello en el coloquio, sólo conocía lo que había extraído del Fondo Observatorio Astronómico Nacional. A partir de esos documentos, pude ver que en 1877 se anunció la formación de tres nuevos observatorios en México: uno meteorológico, y dos astronómicos, el Central y el Nacional, en Chapultepec. El Central tenía dos objetivos principales muy claros: formar jóvenes en astronomía práctica y apoyar a los geógrafos en la determinación de la posición de ciudades y fronteras.

El Observatorio Astronómico Nacional, en cambio, parecía haberse formado por razones más rimbombantes, pero poco aterrizadas. Los documentos sobre su fundación citan “el avance de la nación” y “el progreso de la ciencia” pero no mencionan los proyectos específicos a los que se pensaban dedicar. Yo tenía la sensación de que se fundó sin un proyecto científico que lo vertebrara, y así lo dije hace unas semanas. Ahora entiendo que no es así, y que el asunto es mucho más interesante de lo que imaginaba.

Al parecer, todo empezó con el Ingeniero Geógrafo Francisco Díaz Covarrubias, a quien le encargaron fundara un Observatorio en 1862. Aunque lo tuvo que abandonar casi de inmediato por la inestable situación política, unos años después logró convencer al nuevo gobierno de apoyar una expedición mexicana para ir hasta Japón para observar el tránsito de Venus por el disco solar en 1874.

Bueno, pues en 1878 se inauguró formal y rimbombantemente el OAN y en un folleto de 1882* Ángel Anguiano, su primer director nos explica que:


En el anterior paso de Venus el Gobierno Mexicano tuvo el acertado pensamiento de enviar a Japón una comisión que supo dar a México el honor que le corresponde entre las naciones cultas. En el próximo paso del fenómeno es visible en la República Mexicana y recuerdo que el pensamiento capital que guió al Supremo Gobierno al decretar la instalación de un Observatorio Astronómico Nacional fue el de que, pasados pocos años, México debía, por un compromiso solemne ante el mundo científico, tener arreglado el local a propósito para tal observación y que llenase además las miras de un gobierno verdaderamente ilustrado.


Y pasa a decir que el motivo de su reciente viaje a Europa había sido conseguir los mejores instrumentos y conocer las más recientes técnicas para poder llevar a cabo dicha observación del tránsito de Venus. Es decir que, no sólo tenían proyecto, sino que era la continuación de aquél iniciado por Díaz Covarrubias y había un grupo interesado en ello.

*Anguiano, A. (1882), Viaje a Europa en Comisión Astronómica, Imprenta F. Díaz de León, México.

5 comentarios:

Manuel dijo...

A propósito de esa historia, ¿qué opinas del gran alboroto que hay por los dos astronautas mexicanos que salieron hoy al espacio? Yo creo que no es para hacer fiesta, ¿no crees? Ni que México hubiera hecho el esfuerzo por mandarlos a viajar.

Y la otra es que, no tengo idea de si es muy temprano, pero no has publicado nada por el aniversario de los 400 años del telescopio de Galileo. Creo que vale la pena alguna buen historia al respecto para hoy, ¿no?

saludos!

Susana Biro dijo...

hola manuel,

sobre los astrónomos mexicanos, pos al menos los hicimos, no?

sobre el aniversario, francamente tengo alergia a las efemérides. hay que preguntarse exactamente qué es lo que se celebra el 25 de agosto, no crees?

s.

Manuel dijo...

Ah! Es que el día que te escribí esto apareció un anuncio en Google. Dentro de las noticias de ese día decía: " El 1609 el astrónomo italiano Galileo Galilei construyó su primer telescopio... Para celebrar el 400 aniversario de este feliz hallazgo, el Palazo Strozzi de Florencia ha organizado una gran exposición dedicada a la aventura humana e intelectual que dio pie a nuestra concepción del universo...", y por eso pregunté al respecto, aunque no puedo asegurar que el 25 de agosto se celebre este hecho en particular. Aún así, no dudo que haya cosas que le puedas contar a Galileo acerca de los telecopios.

PD. Ayer vi al famoso astrónomo de origen michoacano en la tele. Es de la Piedad y curiosamente, en ese lugar tengo muchísima familia. ¿Será mi tío o primo o...?

Saludo.

Adrián Santuario dijo...

hola dra.!


¿es posible conseguir el libro de anguiano o el de díaz covarrubias?


saludos,


a.

Susana Biro dijo...

hola adrián

ninguno de los libros estará en una librería, pues son muy antiguos y no se han reeditado. se pueden consultar en algunas bibliotecas, pero como están en el fondo reservado, es requisito demostrar que estás realizando un proyecto de investigación. para saber más sobre el viaje de díaz covarrubias puedes ver el libro de marco moreno que se llama Odisea 1874, en el cual marco reproduce grandes fragmentos de la obra original.

saludos,

s.