sábado, 24 de abril de 2010

De la jaula al laberinto


Antes de que se acabe abril, intentaré ponerme al corriente contigo. En Semana Santa me fui (bueno, me quedé) de vacaciones y leí muchísimo. Por un lado, terminé el divertidísimo audiolibro The Screwtape Letters, de C.S. Lewis, al que llegué después de leer su conmovedor A Grief Observed. De niña leí todos sus libros de aventuras y fantasía, y no sabía que también escribió esto otro. Aunque no comparto en absoluto su perspectiva desde la religión, me deleité en su sentido del humor en la primera obra y me sorprendí por la profundidad y claridad de su introspección en la segunda. Seguro que buscaré otras obras suyas.

Como planeaba, leí el ensayo sobre la mexicanidad de Roger Bartra, La jaula de la melancolía. Disfruté tanto la forma como el contenido. Me abrió los ojos acerca de muchas cosas que no había pensado y, mejor aún, me dejó con muchas preguntas sin contestar. Al inicio de este texto publicado en 1987, el autor se hace una pregunta que es especialmente pertinente en este año de celebración tricentenaria:

¿Vamos a entrar en el tercer milenio con una conciencia nacional que es poco más que un conjunto de harapos procedentes del deshuesadero del siglo XX, mal cosidos por intelectuales de la primera mitad del siglo XX que pergeñaron un disfraz para que no asistamos desnudos al carnaval nacionalista?

Me quedo con ganas de leer muchas de las obras que cita Bartra, entre ellas El laberinto de la soledad de Octavio Paz. Es otro de esos que está aquí, en una repisa, esperando a que le toque su turno.

El libro de Tufte, en cambio, simplemente no me agarró y creo que se debe a que este gran autor empieza a repetirse. ¿Cómo hacer para evitarlo, para conservar esa "beginner's mind" de la que habla Suzuki? Una manera que se me ocurre es dejar del lado el tema viejo y empezar con uno nuevecito. Otra, un poco más difícil, sería abrirse para dejar entrar otros puntos de vista a nuestro trabajo.

Y después de ese brevísimo descanso, volví a ser engullida por el remolino de juntas-fechas límite-clases-artículos-dictámenes-seminarios del cual me asomo hasta hoy para escribirte. La última novedad de trabajo es que estoy organizando un pequeño archivo sobre una parte más reciente de la historia de la astronomía en México. Se trata de los (pocos) documentos que nos quedan del astrónomo estadounidense Harold Johnson, quien trabajó en el OAN en la década de los 70's. Gracias a Salvador Cuevas, conservamos algunas cartas y diagramas de instrumentos que están en tan mal estado, que hay que empezar por limpiarlos. Estoy haciendo esto en el Instituto de Astronomía, y el martes salí de ahí empanizada de polvo y quién sabe qué otras cosas. Cuando haya avanzado un poco más, te platico.

Sobre mi curso en la Facultad de Ciencias en el que estamos revisando la historia de tu vida y obra, sólo te puedo contar que me quedan algo así como 1.5 estudiantes. Esto no es porque lleguen al salón fragmentos de personas, sino porque la población es muy variable. Para la explicación de este curioso fenómeno también tendré que hacer algún promedio, pues oscilo entre flagelarme por incompetente y despreciarlos por holgazanes.

5 comentarios:

Carlos el baterillero dijo...

Hola Buen día

Galileo debe estarse sonriendo sobre lo de 1.5 alumnos. Quizás recuerde que experiencia similar de falta de alumnos, le ocurría también a Kepler, cuando asumió su cátedra de matemáticas... bueno al alemán, se le fueron todos.

El Laberinto de la Soledad, es un libro que no he podido entender. Lo leí con ansias, pero fue frustrante. Por aquí en Perú, tenemos: El Laberinto de la Choledad.

Saludos desde Perú

Carlos el baterillero

Tulia dijo...

¿Flajelación?
Pero para nada, si la semana santa ya pasó; a mi me gustaron mucho tus clases aunque era otro tema, yo creo que algo pasó en el enfoque del tema (tal vez los alumnos querían un anecdotario), algo los alumnos y algo tú.
Así que en vez de un 50-50, nos queda por ahí de un 33.3333333333333333 para cada rublo.

jajaja Carlos, ¿y de qué va el Laberinto de la Choledad?

Saludos
Tulia

Tulia dijo...

F L A G E L A C I Ó N!!!!

Susana Biro dijo...

hola carlos,

quizás el laberinto de paz es demasiado mexicano y por eso no se entiende desde allá, no?

elisa,

pues voy a tener que repensar mi estrategia para otro semestre, nimodo!

saludos,

s.

Carlos el baterillero dijo...

Hola Susana

Si, debe ser eso. De seguro es necesario conocer mas de los mejicano, para entender el libro: Laberinto de la Soledad.

El Laberinto de la Choledad es un estudio sociológico del peruano. El título parafrasea el lbro de Octavio Paz.

Saludos
Carlos el baterillero